El conjunto ecuatoriano se impuso en su visita a Botafogo y clasificó gracias a la goleada de Nacional sobre Estudiantes.

El Barcelona de Ecuador venció este martes 2-0 al Botafogo brasileño en el estadio Olímpico de Rio de Janeiro y se convirtió en el primer clasificado para los octavos de final de la Copa Libertadores con dos fechas de antelación en el Grupo 1.

Beneficiados por la goleada más temprano del Atlético Nacional ante Estudiantes (4-1), el vencedor del duelo se aseguraba el boleto para la próxima fase, y los visitantes no tardaron en apropiarse de la fiesta que había soñado el ‘fogao’ ante su hinchada.

Aunque no se jugaba la vida en una Libertadores donde ya se había ganado el derecho a fallar, el Botafogo tenía grandes planes para esta noche. Con un estadio casi lleno y tiempo de sobra, los cariocas querían darse el gustazo de romper con un pasado reciente lleno de altibajos rubricando su regreso a la élite con honores.

Casi 21 años de espera habían sido suficientes para una hinchada impaciente por celebrar un pase a octavos que, en principio, no debía amargar el Barcelona.

Pero en plena celebración de su 92 aniversario, los ecuatorianos quisieron regalarse el lujo de callar al bullicioso público carioca.

Y no tardaron en probarlo. No se habían cumplido los diez minutos cuando Ayoví se fabricó él solo un contraataque por la izquierda, batiéndose en una carrera cuerpo a cuerpo contra Carli. Superado, el central argentino apenas pudo acabar viendo desde el área pequeña cómo el balón se colaba en arco de ‘Gatito’ Fernández para poner el 1-0.

Con trayectorias idénticas hasta entonces en el torneo -incluyendo el empate a 1 de la ida en Guayaquil hace una semana- Barcelona y Botafogo no tenían ahora nada que ver.

Parecía, incluso, que se habían invertido los papeles. Cómodos y dominantes, los visitantes atenazaban en cada carrera a un Botafogo aturdido, que trataba impotente de retomar el control. Otro partido hubiera nacido si hubiera entrado el cabezazo con el que Emerson respondió al cuarto de hora, o si después hubiera entrado otro chutazo de Camilo.

El Barcelona, sin embargo, tenía un buen botín y reflejos suficientes para aguantar el chaparrón de un ‘fogao’ que se resistía a renunciar a sus planes.

Se despertaban los locales mientras en Medellín seguían lloviendo los goles que aseguraban la clasificación al vencedor de este juego, cuando los ‘toreros’ dieron la estocada final a los 23 minutos.

Aprovechando que la defensa del Botafogo estaba en otra cosa, Álvez castigó una salida imprudente de ‘Gatito’ al borde del área para superarle y recorrer en solitario los últimos metros hacia el arco rematando a puerta vacía.

Otra vez los cariocas caían en la trampa, mientras a Jair Ventura se le endurecía el gesto en el banco. Lo había avisado durante la semana, pero no había sido suficiente: el Barcelona era letal al contraataque y dejarle correr era una pésima idea.

Tanto, que ya les había costado dos goles.

Nueva oportunidad

Con la esperanza de haberse dejado el sofoco en el vestuario, el Botafogo ingresó más activo en la segunda parte, aunque para entonces el Barcelona ya tenía lo que quería: dos goles, la victoria y el primer asiento del continente para octavos.

A los cariocas, sin embargo, les faltaban efectividad e ideas, por mucho que insistieran en rondar el área de Máximo Banguera y su inseparable gorra.

Lo intentó Sassa en varias ocasiones, Roger de cabeza, pero no era la noche de un ‘fogao’ que tendrá que seguir esperando.

Con 10 puntos y ya en octavos, el Barcelona se aísla ahora en el liderato del Grupo 1, tres unidades por delante de los brasileños, segundos con siete. Resucitado para la lucha, el Atlético Nacional -vigente campeón del torneo- es tercero con tres, los mismos que Estudiantes, último por diferencia de goles.

Pese a que la segunda plaza para la siguiente fase sigue abierta, la clasificación será para el Botafogo en caso de que venzan a los colombianos en la penúltima fecha, que se disputará dentro de dos semanas de nuevo en Rio.

 

 

Información/Foto: AFP

Liga Deportiva Postobón.

Facebook

Twitter

Instagram