Ciclismo
25 de junio 2019 Liga Deportiva

Jhojan García, una joven promesa del ciclismo colombiano que se pule paso a paso  

Foto: FCC - Éder Garcés
puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

A sus 21 años, el ciclista fusagasugueño Jhojan Orlando García es uno de los pedalistas que ilusionan a la afición del ciclismo en Colombia, por sus condiciones actuales y su gran proyección.

Con el número 10 se identifica en la edición 69 de la Vuelta a Colombia, a la que logró llegar gracias al llamado del Team Medellín, que le abrió las puertas tras la desaparición del Manzana Postobón Team.

Fue uno de los corredores que primero se logró ubicar, tras el adiós de la escuadra Rosa. A su edad, Jhojan es el actual subcampeón sub-23 del Campeonato Nacional, tanto en ruta como en contrarreloj. Esto describe a cabalidad sus condiciones: un corredor todo terreno, que sube al ritmo de los mejores y también da la pelea contra el reloj.

Precisamente en la Vuelta a Colombia apunta a quedarse con la camiseta blanca, que distingue al mejor sub-23 de la carrera. Además, hay un objetivo primordial: ir por el título general de la carrera con uno de los capos escuadra, a los que tendrá que dar todo su respaldo en las jornadas que restan.

García llegó a la bicicleta de una manera curiosa, cuando era niño se movilizaba junto a sus padres y hermana -Nohelia, que hoy en día estudia medicina- en una motocicleta. Cuando fue creciendo y vio que ya no cabían los cuatro, fue que insistió en que le regalaran una bici.

Su madre, Beatriz, que es docente en la escuela Julio Sabogal de Fusagasugá, y su tío Joaquín, le materializaron el sueño y le regalaron su primera bicicleta. El tío, que es docente de educación física, jugó un papel primordial en el camino al profesionalismo de Jhojan: “Cada 8 días nos llevaba a montar bicicleta con los primos y nos inculcó el amor por este deporte”.

Lorena Adarve, la doctora que entrega el alma por sus corredores en la Vuelta a Colombia

Entre esos primos se destaca otro talentoso corredor, ya de talla internacional, Iván Ramiro Sosa, que este año llegó al Team Ineos, de la categoría World Tour. Con él entrenaban de manera constante, con el salto que ambos dieron al profesionalismo, hace 3 años, sus caminos se separaron y ahora son contadas las ocasiones en los que pueden compartir en prácticas por las vías de la región.

Sobre la gran progresión de su primo tiene claro que “Cada corredor va teniendo su hora de explosión. Unos más antes que otros. El año pasado le tocó a Iván (Sosa), el anterior a Egan (Bernal), este a mi excompañero Sergio Higuita. En Colombia hay mucho talento y año a año van encontrando el punto de calidad”.

Las vías rumbo a Chinauta, San Miguel, el Alto de Rosas, hacía Mesistas e Icononzo, todas cercanas a Fusagasugá, son las rutas de entrenamiento de García, que las aprovecha al máximo. “Es un sitio acogedor para entrenar. Disfruto demasiado vivir allá”, sentencia.

Precisamente esas mismas carreteras vieron nacer a uno de los más grandes pedalistas de la historia en Colombia y el Mundo, el también fusagasugueño Luis Alberto Herrera, el ‘Jardinerito’, con el que muchos apuntan a comparar a Jhojan.

Aunque las comparaciones suelen ser odiosas, para él “es un gran honor. Lo admiro bastante. Es un gran icono en Colombia y en el mundo, al ser uno de los mejores escaladores de la historia. Que me comparen es una gran responsabilidad, pero también me alegra. “Lucho” es un gran amigo. Siempre estamos en contacto”, además confiesa que el campeón de la Vuelta a España en 1987 aprovecha para darle algunos consejos, especialmente ante las “dificultades y cómo suplirlas. Además de algunos trucos de cómo entrenar”.

Sin embargo, él tiene claro que quiere dejar su huella propia en el ciclismo: “Cada corredor debe marcar su camino. En esto del ciclismo cada uno debe buscar su propio nombre. “Lucho” fue “Lucho”, Nairo es Nairo y yo espero ser Jhojan, y que me recuerden por mis resultados”, manifiesta, mientras se prepara para la partida de una de las etapas en la Vuelta a Colombia 2019.

Abajo de la bicicleta, su gran recompensa es compartir tiempo con su familia y con su novia, Gabriela, que aunque en ocasiones se complica por tiempos, debido a los viajes y las competencias, siempre están ahí en su corazón y mente.

Joven, sensato y lleno de condiciones, así luce el Jhojan García en la ronda nacional, en la que espera terminar de ser protagonista para seguir trazando su propio camino, que a su corta edad ya lo tiene referenciado como una de las estrellas a tener presente en el ciclismo colombiano y mundial en los próximos años.

Miguel Ángel Rubiano, el “ingeniero” que en bicicleta se fugó

Liga Deportiva Postobón