Liverpool humilló a Barcelona y se proclamó finalista

Foto: AFP 2019 – Paul Ellis
7 Mayo, 2019 || Liga Deportiva

El equipo inglés demostró de qué metal estaba hecho. Su dureza quedó comprobada este martes en el Anfield. Los Culé jamás olvidarán este bofetón en Champions League

Liverpool, en una remontada de locura, venció 4-0 a Barcelona, lo sacó de la ruta y se acomodó como primer finalista de la Champions League.

El 3-0 de los catalanes conseguido en el Camp Nou quedó vuelto polvo con los dobletes de Origi y Wijnaldum en la grama del Anfield.

El anuncio de la profecía…

Las camisetas rojas incendiaron la cancha del Culé en los diez minutos del inicio. La primera arremetida inglesa dejó en llamas la torreta defendida por Ter Stegen.

Bola de fuego a ras de pasto, el meta alemán soltó lo que estaba “caliente”, Origi desenfundó y ¡clic…! Gol, 1-0 (7’).

El Anfield era una fortaleza edificada con canciones y repiqueteos de palmas acompasadas. Furor británico. El 1-3 en el global era una ilusión de vida.

Barcelona apenas comprendía que se hallaba en la tierra de The Beatles después del minuto 13, cuando volvió en sí y soltó la caballería.

Acción de contragolpe, toque de Coutinho a Jordi, y éste a Messi, zapatazo a la cruceta, Alisson alargó las extremidades y evacuó a la esquina (13’). Love me do, clásico de los cinco de Liverpool dejó de sonar.

Barcelona era nuevamente el de siempre. Messi a Coutinho, remate cruzado afeitando grama, Alisson volvió a ser de plástico (17’). Messi, en el área, guayazo junto al metal izquierdo ¡uy! en el cemento… (18’).

Vendrían minutos de transición en la zona media. Liverpool bajó la presión y Barcelona se acomodó en el campo.

El Culé extendió su manta de toques encima del Anfield. Messi quiso estrujar los nervios con un zapatazo que peluqueó la gramilla junto al vertical izquierdo. Otro más, de Alba… ¡Uf! (47’). Descanso.

El sueño de Wijnaldum

El segundo tiempo fue un bombazo que chispeó desde que Wijnaldum, el “elegido”, ingresó al campo. Liverpool invadió la grama del blaugrana, esta noche de verde limón, y muy pronto llenó de inquietudes la zona de Sergi, Lenglet, Alba y Piqué.

Tiro de esquina. Cabezazo del recién invitado y en la línea salvó Ter Stegen. El Culé quiso poner el juego de ida y vuelta con su respuesta en formato de contragolpe.

Messi con la bola. Ajuste en la mirilla telescópica, pase entre ranuras para Suárez. El uruguayo castigó a nivel de grama pero Alisson volvió a demostrar que era de goma (50’).

Solo sería un bocado para los catalanes. La realeza británica cayó con todo su rigor. Wijnaldum zapateó en el área, la bola dio tumbos bajo la axila de Ter Stegen y, con suspense, viajó hacia la red. ¡Gol! 2-0, 2-3 en el total (53’).

Barcelona tuvo que recostar la espalda contra la pared mientras Liverpool despedazaba sus costados. Balón aéreo. Piqué fue un espectador. Wijnaldum gravitó y de cabezazo acomodó el juguete en la T. Gol, 3-3 (55’).

Ligera reacción. Barsa despertó. Tiro libre, impacto en un contrario y a la esquina. El cobro puso a Messi bajo las barbas de Alisson. Zambombazo y el brasileño salvó su ángulo (67’).

El once español no se hallaba. Todo poesía en otros tiempos, ahora era táctica imperfecta sometida por el vigor británico.

Tiro de esquina. Toda la zaga catalana tomaba té cuando el balón tirado por Arnold desde la esquina le llegó a Origi, quien pernoctaba solo en la frontera de las 5 con 50. Impactó y ¡saz! gol, 4-0 (79’).

¡Sí, después de un 0-3 Liverpool se montó en la catapulta y con un 4-0 va a la final!

Por: Amado Hernández Gaviria
Liga Deportiva Postobón

 

 

Artículos Relacionados