Fútbol
14 de agosto 2019 Liga Deportiva

Niño Steven Gallego: “Dicen que me merezco una vida…”

puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

La Copa Teleantioquia es una colección de historias memorables, como la que hoy comparte el Canal sobre Steven Gallego y el “partido” por su vida.

Se lleva los dedos de la mano izquierda a los ojos. Escurre sus lágrimas. Luego contiene la respiración y exhala, liberándose de algo que parece apretarle el pecho…

Bajo los casi 30 grados de temperatura de Puerto Berrío, un niño rubio que apenas rebasa  los uno con cincuenta y que toma “agüita de coco” para cuidar su salud, persigue la pelota con el impulso de su historia, la cual es una portentosa metáfora de vida.

“Sigan sus sueños. No dejen que nadie se los arrebate. Si tienen una enfermedad, no importa, luchen… como yo”, dice, mientras le comparte su relato al equipo periodístico desplazado al puerto del Magdalena Medio para transmitir la Copa Teleantioquia.

Cuando Steven estaba a once días de celebrar su quinto cumpleaños, una “zancadilla”, un quiebre inesperado del destino amenazó con sacarlo del “partido” más importante… la vida.

Doña María Flórez, su madre, observó que algo no marchaba: “Después de varios estudios, descubrieron que tenía cáncer en el riñón izquierdo”, relata.

Sin embargo, años después, Steven está en Puerto Berrío, cabalgando la cancha del Jorge Eliécer Gaitán y cargando el número 15 en su camiseta.

“No lo vaya a enseñar a ser un inútil porque él no es un inútil. Y esto no le impide para nada. El hecho que no vaya a tener un riñón, eso no le impide para nada”, cuenta su mamá, recordando las sugerencias de los médicos que trataron la enfermedad de Steven.

El sol del puerto abraza con indolencia y la humedad se fija a la piel estancando cada gota de sudor. Steven sabe que debe cuidarse de la deshidratación, que debe velar por su riñón derecho, que este “partido”, el suyo en particular, se gana “con agüita, tomando agüita de coco”, según dice con tono de convencimiento y tonalidad de ternura.

¡Valiente! Cuando escucha la exclamación, asiente y reacciona: “¡Sí!”. En él habita esa sabiduría del niño que encuentra lo espectacular en lo más sencillo.

Su “partido” le ha enseñado que la felicidad está asociada con los actos y los momentos  cotidianos, como “jugar en una cancha y conocer amiguitos”, afirma, mientras el entusiasmo aflora en un esbozo de sonrisa.

Al final, con aquel gol fenoménico de Johan Salas, el niño que recibió un mensaje personalizado de James Rodríguez y que puso a voltear a los medios con su historia de abandonos y amor inquebrantable por su abuela, Puerto Triunfo se clasificó a la siguiente fase de la Copa Teleantioquia.

Sí, el equipo del niño que toma “agüita de coco” continuará jugando más partidos, así como él lo ha venido haciendo desde que le faltaban once días para cumplir cinco años.

“Sigan sus sueños. No dejen que nadie se los arrebate. Si tienen una enfermedad, no importa, luchen… como yo. Tuve cáncer y me pude recuperar…”.

Esta última palabra tiembla en sus labios. Steven hunde la cabeza entre los brazos cruzados sobre sus rodillas, sobrecogido por los sentimientos que pocos a su edad pueden experimentar.

Los mismos sentimientos que, tras tomar un segundo aire, lo llevan a repetirse lo que los médicos le han dicho: “que estoy bien… me merezco una vida”.

Video: Teleantioquia

Texto: Amado Hernández Gaviria

Liga Deportiva Postobón