Fútbol
8 de septiembre 2019 Liga Deportiva

No fue Bobadilla… Nacional goleó al Medellín

Foto: Luis Benavides - Liga Deportiva Postobón
puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

En el día de presentación y homenaje del nuevo técnico de Independiente Medellín, Aldo Bobadilla, Atlético Nacional se impuso con holgura en el clásico de la Montaña…

En medio de un espectáculo magnánimo montado por la hinchada de Independiente Medellín -37.990 espectadores-, Atlético Nacional se impuso en la versión 302 del clásico paisa.

Didier Moreno, en contra, Hernán Barcos, Pablo Ceppelini y Vladimir Hernández marcaron el 4-1 final. Germán Cano descontó de penalti. Al Dim lo orientó Lenny Maturana (e) y Aldo Bobadilla, nombrado en propiedad a mitad de semana, observó desde el palco.    

Castigo verde

Los extintores verdes estallaron en sur. Hubo espera en norte. Luego, los cilindros liberaron sus comprimidos rojo y azul. La hinchada del Poderoso se jugaba el clásico desde el cemento. Y apareció el tifo. Y después la bandera… ¡Espectáculo de ilusión!

Pero lo que sucedería en la grama sería todo lo contrario. Después de un cuarto de hora de miradas y estudios entre líneas, de comprobar que las defensas de un lado y del otro traqueaban, las ofensivas aparecieron.

El Poderoso movió de costado a costado la zaga verde, Bryan Castrillón, solo ante José  Fernando Cuadrado, desperdició (15’). El “Rey de Copas” cobraría en papel dinero y de contado.

En la primera excursión al área, Jarlan Barrera zapateó cruzado, la bola se dirigía hacia afuera pero, en su desespero, Didier Moreno la clavó en su red… autogol, 0-1 (18’). Y a partir de ahí, la hecatombe.  

Nacional, orquestado por Pablo Ceppelini, se montó en el juego con toda la permisibilidad de la aduana roja, ni Adrián Arregui ni Moreno decomisaban la “mercancía”.

Media distancia de Barrera, González metió las uñas y desvió a la esquina (29’). Paso seguido, Ceppelini centró al área, Sebastián Macías se quedó enganchado, Hernán Barcos, solo, cabeceó cara con cara ante el “Rockero”… Gol, 0-2 (32’).

¡Caos rojo! ¡Éxtasis verde! Por la banda derecha, Yerson Candelo construyó una vía en doble calzada hacia el arco de González. Macías terminaría con las vértebras dislocadas. Helibelton Palacios se sumó a la fiesta por ese flanco, zapatazo junto al vertical (35´).

El Dim apenas era juego en ráfagas. Andrés Ricaurte, lejos de sus días dorados, zapateó de media distancia ¡casi! (39’). Germán Cano, a punta de gambetas y orgullo herido, se abrió en medio de una defensa fofa, castigó pero con desvío (43’).

Antes de que recogieran los platos… postre de chantillí. Candelo, todo juerga por la derecha, habilitó a Ceppelini, el charrúa castigó desde su soledad… gol 0-3 (44’).

¡Los rojos pongan…!

El cántico vehemente de un estadio en su mayoría rojo le dio inicio al segundo tiempo. Otra vez, desde norte, los extinguidores expelieron sus tonos rojo y azul. Los trapos treparon sobre las cabezas. Un motivo. Otro y otro. ¡Qué hinchada…!

Los medellinenses allanaron el área de su vecino, centros de lado a lado, pase para Moreno, balón en vuelo hacia los anillos de júpiter (46’). ¡Didier! ¿Dónde te quedaste…?

El Rojo era más un cúmulo de deseos reprimidos que de neuronas activadas. Adelantó líneas sin importar que las espaldas quedaran desnudas. Cano, todo vergüenza, se le adelantó a Cuadrado pero la esférica, ganada en el anticipo, salió desviada (63’).

Nacional degustaba el partido como si paladeara un postre de nata. Vladimir Hernández se liberó de los grilletes y remató cruzado, pero González aleteó hasta que desvió con la cutícula (64’).

Barrera, Candelo… Vladimir, percusión de toques, y “Vlacho” soltó un latigazo de muerte, gol, 0-4 (84’). La hinchada de Nacional, paradójicamente, cantó: ¡Los rojos pongan huevas…! Y como si obedecieran, en un último embate… penalti para el Dim. Cano cobró y limpió su honor. Gol, 1-4 (88’). Final de la historia.

Por: Amado Hernández Gaviria

Liga Deportiva Postobón