Fútbol
7 de septiembre 2019 Liga Deportiva

Palpita el clásico: «En la cancha muero por él como él por mí”

puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

Sebastián Yabur es un chico que “daría todo” por jugar el clásico de este domingo ante Medellín. Sus palabras tienen la fuerza de lo que es genuino, inclusive, casi inocente…

Es un muchacho. Su mundo es un balón. Tiene 20 años recién cumplidos y habla con un entusiasmo que estremece la piel…

“Todavía no me ha tocado la oportunidad de estar en un clásico contra Independiente Medellín y… ¡qué más quiero yo que jugar un clásico! ¿Quién no quisiera jugar un clásico? ¡Daría todo por estar ahí!”, dijo.

Sebastián Yabur, nacido en Nechí, es uno de esos cuatro o cinco chicos que cada cuando el técnico Juan Carlos Osorio, tras hablar con el jefe de las Divisiones Menores, llama para que esté con el equipo “grande” y, de a poco, se unte de profesionalismo.

“Yo creo que él -Osorio- se mantiene muy pendiente de la cantera. Él habla mucho con los profesores, con el profesor Restrepo, se comunican cada rato y de vez en cuando sube uno, dos, tres y hasta cinco -jugadores- y ahí los está viendo”, contó.

La hipérbole vale. Son tantas sus ganas de jugar que si Juan Carlos Osorio le dice que lleve guantes al entrenamiento, seguro se mete en la portería…

“Sebastián Yabur no tiene problema en ninguna posición. Me puede poner de lateral, de volante cinco, de interior, de central, donde él crea que es mejor para mí y para beneficio del equipo. Pero donde el profe lo necesite, Sebastián Yabur ahí va a estar”, manifestó.

No obstante, tiene un punto preferido en la cancha: “Sebastián Yabur se caracteriza más como volante de primera línea, de volante cinco, creo que esa es mi posición habitual, pero como te digo, donde el profe me necesite ahí voy a estar”.

Habla como si estuviera estableciendo pactos, comprometiendo a toda hora su nombre. Y es que lo que sucede en este mundo, del balón, tiene rótulo de sagrado para Yabur. En el medio campo, por ejemplo, ha entablado una relación simbiótica, siamés, con Brayan Rovira. Y por este vínculo estaría dispuesto a responder con lo máximo…

“Hasta ahora con Rovira, en el fútbol profesional, no me ha tocado. Porque cuando me tocó jugar, él estaba lesionado. ¿Recuerdan? Pero nos llevamos muy bien, personalmente nos llevamos muy bien y en la cancha muero por él como él muere por mí…”, afirmó.

Por: Amado Hernández Gaviria

Liga Deportiva Postobón