Fútbol Internacional
12 de junio 2018 Liga Deportiva

Personajes de los mundiales: Entre genios, dictadores, reinas, perros y locos…

puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

La galería de las personalidades de los mundiales no sólo reúne a los magos de la redonda. El fútbol es la representación de la sociedad. Aquí, algunos de sus protagonistas…

 

El perro

El francés Jules Rimet, presidente de la Fifa que impulsó el primer mundial, Uruguay 1930, tuvo la humilde idea de bautizar el trofeo con su nombre. El mismo que un ladrón se robaría en la antesala del Mundial 66.

Para salud de la Scotland Yard, el perro Sparkles, o Pickles -no se supo identificar-, lo halló en un jardín y fue declarado héroe nacional.

La Selección Brasil lo depositaría en sus vitrinas al ganar en 1970. Esa era la condición. El primer tricampeón del mundo se lo llevaría. No obstante, los cacos lo raptarían en 1983. Al ser apresados por la policía brasileña confesarían que lo habían fundido para poderse repartir la “guita”, el botín.

El dictador

Benito Mussolini, íntimo amigo de Adolfo Hitler, convertiría el Mundial de 1934 en su tarima de propaganda. Los jugadores azzurri saludaban il Duce con el gesto de los fascistas: brazo extendido. Para la final del 38, les enviaría un telegrama: “Vencer o morir”. Y Vencieron ¡Qué tal que no…!

Lea también: CONFIRMADO AMISTOSO DE COLOMBIA DESPUÉS DEL MUNDIAL

Moacyr Barbosa se haría célebre. Fue el arquero que sufrió el Maracanazo. No era como el nefasto Waldir Peres, 82. Solo que el horóscopo lo eligió para atestiguar la gloria de Ghiggia, su verdugo.

En 1954 aparece un “dios” del gol: Puskas. Ya se le conocía por rasgar las piolas con sus acciones de prodigio. Con Hungría perdió la final ante Alemania, jugando sobre una pierna molida por las lesiones. Ningún tropiezo lo sacaría del olimpo. Galería eterna de los mejores, según la FIFA.

¡O´Rey!

Era un negro, menor de edad, 17 años. Y no por ser menor de edad y sí por lo otro, estaba en el banco. Feola, ascendencia italiana, lo alinearía a regañadientes junto a Garrincha, quien también estaba en el banco porque “los estudios psicotécnicos le habían diagnosticado debilidad mental”.

Sí, así arrancaría la leyenda de Pelé. Los blancos no volverían a ver la bola. Y los mulatos y los negros le darían el primer título a Brasil, en Suecia 1958. Luego en Chile 1962, donde Garrincha, piernas torcidas para el mismo lado, fue elegido el mejor jugador, y en México 1970.

Lev Yashin, la “Araña Negra”, calificado como el mejor arquero del mundo, se tragaría cuatro por cuenta de Colombia. La prueba de alcoholemia extraoficial insinuaría exceso de vodka.

La Reina

En 1966, una dama, la Reina Isabel, con un aplauso discreto desde el escaño VIP del Wembley, ayudaría para que el árbitro validara un gol fantasma que todavía no aparece en los radares alemanes. Inglaterra, que siempre se sintió la “majestad” del fútbol, ganaría su primera corona.

Eusébio, un portugués parido por Mozambique y que jugaba para los lusitanos por esos “milagros” del colonialismo europeo, puso 9 veces en temblores las porterías. Fue el goleador del 66. Ágil, un relámpago bajo el sol, nadie lo veía. Los “poetas” sólo atinaron a llamarle la “Pantera Negra”.

Ido Pelé en el 70, emergió su reemplazo: Johan Cruyff. El “Flaco”, que limpió los guayos de las figuras del Ajax cuando chico, era movido por la magia de su talento y por un carácter irascible, comprobado cuando sentó a un árbitro de un puñetazo. La Naranja Mecánica se activaba por él.

Los genios

Maradona fue desnudado por Zico en el 82 y el 10 argentino, envuelto en su desespero, le rasgó la casaca, también número 10. Dos genios. Zico sumaría dos frustraciones. A pesar de ser el mejor del mundo, se fue sin títulos orbitales. En España, Italia se atravesó. Y en México lo haría Francia.

Maradona, el que obligaba a preguntarse: “de qué planeta viniste” -Víctor Hugo Morales- tras sembrar de gambetas la grama del estadio Azteca en el duelo contra los ingleses, se erigiría rey en el país de los sombreros gigantes.

Diego Armando partió la biblia del fútbol en dos testamentos: Pelé – Maradona. Hoy, aunque existen Messi y Cristiano, el debate es el mismo. Hay quienes se tiran de los cabellos. Otros, se rasgan la ropa, como el gaucho lo hizo con Zico en 1982. Cualquier inclinación es válida.

El “Loco”

¡Ah… y el “Loco”! La manía de ser infaustos podría reflejar la escena en la que René, en el 90, yerra frente a Roger Milla y el camerunés desbarata el castillo de naipes. Sin embargo, algunos están para desobedecer y crear el mito. Ante Alemania, Higuita insufló convicción con sus “demencias”.

 

Por: Amado Hernández Gaviria

Liga Deportiva Postobón

Mira las noticias de Liga Deportiva Postobón en Google News.

Liga Deportiva Postobón