FPC
7 de agosto 2019 Liga Deportiva

“Vlacho” impulsó la victoria de Nacional, aunque el alma le dolía

Liga Deportiva Postobón
puntos svg
arrows svg arrows svg
Compartir

La noche de ensueño que vivió Atlético Nacional junto a su hinchada contrastaba con el duelo que Vladimir Hernández vivía. “Vlacho” lloró en el cancha y en la zona mixta…

Nadie lo sabía, sólo él. Más de 26 mil espectadores. Un ejército de periodistas. Toda la plantilla verde… pero nadie se enteró. Vladimir Hernández se lo había reservado para él. Ni sus compañeros conocían de su drama.

“Mi abuelo Leonidas falleció hoy…”, dijo, como para explicar sus lágrima cuando todo a su alrededor era júbilo y quienes estaban a su lado no comprendían su conmoción.

“Es difícil pero no le dije a nadie, no le comenté a nadie, era un momento duro pero… nada…”, y volvió a llenarse de lágrimas mientras se esforzaba por desahogar con palabras aquel sentimiento que le oprimía en la parte alta del pecho.

¡Qué historia! El partido ante Huila, con toda la superioridad que había demostrado Nacional en lo que iba del juego, arrojaba un 1-1 que castigaba al Verde. La ansiedad se cocinaba en las tribunas mientras “Vlacho”, sólo ante Banguera, reprimía su dolor y también se negaba el “antídoto”…

“Cierto, ahí tuve una y lastimosamente se me fue arriba. Y me desesperé obviamente porque quería anotar, quería dedicarle ese gol a mi abuelo fallecido”, confesó.

El “Opita” se llenaba de optimismo y el Verde experimentaba minutos de extravío. Hasta que la fuerza divina llegó de lo alto, según lo contaría Hernández.

“Yo creo que esa fuerza divina que viene de arriba, de mi abuelo, me hizo llegar a esa pelota. El salto… siempre he saltado muy bien, y hoy gracias a Dios logré empalmarla muy bien al otro lado”.

¡Sí! Yerson Candelo, quien ha tenido que soportar tardes y noches de silencios tortuosos y silbidos hirientes, templó un centro desde la derecha, la bola pasó por las azoteas de los rascacielos, los gigantes del área, y buscó la testa de Vladimir…

¡Sí, un metro con sesenta invadiendo el espacio aéreo de los titanes! ¡Golazo! ¡… Y lágrimas!

“Contento porque sé que debe estar feliz mi abuelo viendo que su nieto puede anotar un gol, que puede hacer bien las cosas dentro del terreno de juego… Bueno, es duro pero nada, aquí estamos, siempre dando lo mejor…”, fluyó Vladimir mientras su rostro se llenaba de ilusión.

Y como para dar fe de su silencio liberado, acotó con tranquilidad:

“Contento, sí. Obviamente porque sumamos tres puntos. En lo personal difícil porque hoy fallece mi abuelo Leonidas y quería jugar, anotar un gol para dedicárselo. Sé que debe estar muy contento en el cielo porque hice el gol…”, y se despidió.

Por: Amado Hernández Gaviria

Mira las noticias de Liga Deportiva Postobón en Google News.

Liga Deportiva Postobón